En Busca de la Felicidad

Un exitoso comercial que tras una serie de equivocaciones vitales tiene que comenzar desde el principio, pero esta vez con un nuevo compañero, una «carga», su propio hijo.

Esta es la escena final de «En Busca de la Felicidad». A mi me sugiere mil analogías, pero la que mas me gusta es la de la posibilidad que siempre tiene cualquiera de sobreponerse. Me recuerda, de hecho, a la sensación que tengo cuando salgo de confesarme.

Me acaban de comentar que el niño es, en realidad, ¡el hijo de Will Smith!.



Categorías:Social

Etiquetas:, , ,

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: